Estos son los cuidados de la pitaya para que su cultivo sea rentable, crezca fuerte,sana y dé buena producción de frutos:

Riego de la pitaya

Es una cactácea tropical , uno de los mayores peligros de esta planta es el exceso de humedad y encharcamientos. Es fácil caer en la tentación de regar demasiado para adelantar su crecimiento, pero hacerlo solo llevará a que la planta enferme y se deteriore. Riégala solo cuando su tierra esté seca.

Sustrato y abono

Respecto a la tierra y el abonado, comparte las necesidades de la mayoría de cactus de su tipo. Usa tierra o sustrato con buen drenaje y abónala con abono organico cada 15 días en los meses de primavera y verano. Te recomendamos usar abono natural.

Exposición al sol

Esta planta necesita mucha luz solar,pero también tenemos que tener en cuenta que es una planta del bosque y también necesitara sombra para no dañar sus tallos.

Podar la pitaya

Por último, en esta planta debe practicarse una poda de formación para mantener una estructura y producción de frutos adecuada. en la que eliminaremos todo el material que sea in necesario , tallos afectados y aclararemos y guiaremos nuestras plantas.

Cuándo cosechar pitaya

Esta planta produce sus frutos de forma escalonada en el periodo que va de final de primavera hasta finales de verano.Debes recogerlos cuando se vean totalmente maduros, de color brillante y completamente rosa, rojos o amarillo, según la variedad que cultives, excepto en las puntas en la variedad de pitaya roja. Si no estás seguro, espera a recogerlos cuatro días después de que hayan cambiado de color.

Cómo se come la pitahaya

Estos frutos, de sabor dulce y muy bajo contenido calórico, se han popularizado en todo el mundo tanto por su agradable color y sabor como por su casi nula aportación de hidratos de carbono.

Comerlos es muy fácil, se parece un poco al proceso de comer un kiwi: es suficiente con cortar el fruto para dejar la pulpa expuesta y puede comerse a mordiscos o con ayuda de una pequeña cuchara. Las semillas pueden consumirse sin ningún problema y, de hecho, lo más común es hacerlo, ya que retirarlas es engorroso e innecesario y, es más, también aportan nutrientes beneficiosos. También son muchos los que optan por cortar la fruta a rebanadas o cuartos y retirar la piel para usarla en platos, tanto en postres y desayunos como en platos principales.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Main Menu

    × ¿Cómo puedo ayudarte?
    A %d blogueros les gusta esto: